España, destino tercer mundo

españa destino tercer mundo
España, destino tercer mundo
Ramón Muñoz Moya
Continuamos hablando de libros no demasiado optimistas, esta vez de uno escrito en nuestro idioma y en nuestro país publicado en 2012, la visión del periodista especializado en economía Ramón Muñoz del futuro de España que no es, precisamente, halagüeña. El libro comienza con lo que el autor llama un capítulo de “economía ficción que les hará temblar”, poniendo futuribles palabras en boca del ministro de Economía, Luis de Guindos, de manera que el inicio del capítulo 1 es el siguiente:
«Interrumpimos nuestra programación normal para conectar con el Palacio de La Moncloa. El Gobierno desea comunicar un mensaje institucional cuyo contenido no nos ha sido desvelado. Insistimos, se trata de un mensaje institucional cuyo contenido no nos ha sido anunciado pero, según fuentes de toda solvencia, tendrá un importante calado económico. Conectamos… Comparece el ministro de Economía, Luis de Guindos. Está solo, en un atril. Únicamente se ha permitido la entrada a informadores gráficos. Se nos ha informado de que no habrá rueda de prensa posterior. Les habla el ministro:…”
Como se pueden imaginar, lo que dice el ministro a continuación no es nada bueno: por fin, llega el corralito. Y el autor hipotetiza sobre lo que sucedería a continuación: alarma y protestas sociales, acudida en masa a los cajeros y a los bancos a sacar el límite dispuesto, subida de la prima de riesgo por encima de los 1000 puntos, el desplome de la bolsa… Es inevitable entonces la comparación entonces de nuestro país y su economía con la de Argentina, más curtida en crisis económicas y en medidas que empobrecen a sus ciudadanos. Y posteriormente, siguiendo con esta ficción-terror, el Gobierno toma otra medida que recordemos no sonaba tan descabellada hace unos meses: la vuelta a la peseta.
En el resto del libro conocemos los argumentos de por que el autor piensa que esta posibilidad no es tan descabellada, y consigue, y aunque los más optimistas podrían pensar que a menudo exagera, convencer de porque estos sucesos no serían tan extraños, o al menos no lo parecían hace unos meses: esta crisis económica no es una crisis cíclica más, y las décadas que se han vivido en el mundo y especialmente en España de riqueza y prosperidad son una excepción, y asumir que vamos a seguir igual de bien es una falacia. Así, la clase media y el Estado del Bienestar son un paréntesis en la historia de la supervivencia de la humanidad que nadie nos asegura vayan a perpetuarse.
Y en ningún sitio más que en otro para el autor como en nuestro país, la pregunta que él se hace y nos hace es, ¿qué producimos aquí? Y su respuesta es: nada, o casi nada ya, con un sector agrícola empequeñecido y un sector industrial desmontado o externalizado. La sociedad low cost de vuelos baratos, lujos baratos nos habría convertido en un país también low cost en el que nosotros somos nuestras propias víctimas: tenemos por tanto sueldos low cost que condenan a la juentud actual a no poder vivir como lo hicieron sus padres, por lo que sus vidas se parecerán más a las de subsistencia de sus abuelos.
El autor critica a aquellos que él llama “funcionarios del optimismo”, del que seguro nos viene más de un ejemplo a la cabeza, quizá hasta situados en los puestos de mayor responsabilidad de este país. Él opina, y no está solo, que España está condenada a la suspensión de pagos, y que la quita sobre nuestra deuda tendrá que llegar en algún momento. Recordemos que aunque el clima económico parece haber cambiado, las cifras de nuestra deuda pública no han hecho más que seguir creciendo desde entonces. Y sería después de esto cuando tendríamos que abandonar el euro y volver a la peseta, o como quisieran llamar entonces a una moneda devaluada el 50 % o más.

Es un libro entretenido, muy fácil de leer y para el que no hace falta tener conocimientos de economía porque está pensado para informar al ciudadano de a pie.

Muy recomendable: 4/5.

Si lo quieres:

España, destino tercer mundo: Endeudados, sin fábricas, sin empleos y atrapados por el corralito  – Papel
España, destino tercer mundo: Endeudados, sin fábricas, sin empleos y atrapados por el corralito – Kindle