Nosotros, los mercados

http://www.amazon.es/gp/product/8423416143/ref=as_li_ss_tl?ie=UTF8&camp=3626&creative=24822&creativeASIN=8423416143&linkCode=as2&tag=httpficcionnb-21"></a><img src="http://ir-es.amazon-adsystem.com/e/ir?t=httpficcionnb-21&l=as2&o=30&a=8423416143" width="1" height="1" border="0" alt="" style="border:none !important; margin:0px !important;

Nosotros, los mercados: Qué son, cómo funcionan y por qué resultan imprescindibles

Daniel Lacalle
El nombre del primer libro de Daniel Lacalle, publicado el año pasado, está relacionado con la definición de los mercados que dió Marc Garrigasait en su blog, uno de los mejores de economía y finanzas en español. En un post, Garrisagait los definía simple y llanamente como “los ahorros de tu madre”, alejándose de las teorías conspiratorias y externalizadoras que tan a menudo seguimos oyendo en este país. Desde entonces a Lacalle le ha dado tiempo a seguir gestionando su hedge fund, a convertirse en una figura cada vez más presente en los medios españoles, a seguir escribiendo su columna Lleno de energía en el confidencial.com, y ha publicado un nuevo libro que tenemos pendiente, Viaje a la libertad económica.
El libro es una especie de ensayo ecléctico dividido en tres partes. En la primera, la más personal y autobiográfica, el autor resume su trayectoria profesional por la que acaba siendo gestor de un hedge fund especializado en energía mientras repasa algunas de sus ideas generales sobre los mercados financieros y la inversión. Célebre se ha hecho el nombre de su capítulo cuatro, “Los mercados no atacan, se defienden”, en el que niega tajántemente las acusaciones de ataques o manipulaciones de la economía a la que tanto nos han querido invitar a creer. En un plano más cómico es verdad que quizá el autor se mueve en un ambiente un poquito diferente al del español medio cuando dice cosas como “¿Como se puede “sufrir” y no llegar a fin de mes con un salario fijo de 200.000 o 300.000 euros anuales? Londres, la ciudad más cara del mundo en 2011 superando a Tokio, es la explicación… De hecho, cuando yo me incorporé a la City en 2004, muchos compañeros sobrevivían desde diciembre hasta febrero, cuando se pagaba la prima, con la ayuda de la tarjeta de crédito o de préstamos.”
En la segunda, “La crisis de deuda y la gran mentira del dinero gratis”, realiza un repaso de la situación de la economía actual (o la de hace un año, lo que nos puede llevar al interesante debate de si ha cambiado mucho o no) desde su punto de vista de inversor y economista “liberal”. Esta parte es quizá la más ardua y menos original del libro y aunque puede ser muy formativa para los que desconocían al autor viene a ser una especie de recopilación de las ideas de sus artículos de El Confidencial.
La tercera, “Hedge funds y mercado bursátil”, es la que podríamos llamar más práctica. Además de explicar que son o como funcionan las niñas bonitas de los últimos años del mundo de la gestión aporta interesantes consejos y sugerencias para invertir. Algunos de los que nos han resultado más interesantes son:
– apostar por “valores con buena combinación de crecimiento, endeudamiento a la baja, control de costes, caja libre y ROCE (rentabilidad sobre el capital empleado) alto en la parte baja del ciclo“.
– evitar apostar demasiado por valores “de consenso”, los valores que más recomiendan los bancos de inversión.
– tres frases que sirven para detectar un buen corto o que una acción apunta más hacia abajo que hacia arriba: “”los fundamentales no han cambiado”, “es una buena acción” y “tiene buen dividendo””. Seguro que se nos ocurre más de una de nuestro Ibex 35 de la que hemos oído dos o tres.
En definitiva, un libro que consigue en cada capítulo tener una voz propia, libre y personal, de alguien que ha triunfado en su profesión y lo sabe y no tiene tapujos en decir lo que piensa. Recomendable para iniciados y no iniciados.
Puntuación: 3’5/5.
Si quieres más información o comprarlo: