Los 7 signos críticos de que nuestro sistema financiero y económico estará llegando a su fin

jim rickards

En su libro que ya recomendamos hace unas semanas The Death of Money, James Rickards apunta a los siguientes siete signos o señales para saber cuando nuestro sistema financiero y económico pudiera estar llegando a su fin. Aquí te los resumimos:

1) El precio del oro:

Cuando el precio del oro deje de estar manipulado como lo está ahora, puede ocurrir dos cosas: que suba, hasta la barrera de los 2500$ por onza, indicativo de inflacción que no puede ser controlado por operaciones cortas. Por el otro lado, si su precio se acerca a los 800$, puede ser un signo de deflacción severa, y de riesgo para cualquier tipo de activos.

2) Adquisición mantenida de oro por bancos centrales:

Principalmente de China, pasando a considerar el metal precioso como mejor reserva que el dólar, y prueba de nuevo de severa inflacción.

3) Reformas en el gobierno del FMI:

Un aumento de poder para China, y cambios en la composición de las cestas de divisas de lo DEG, Derechos Especiales de Giros (o SDRs “special drawing rights” en inglés), que redujeran la parte en dólares serías signos de inflacción de la divisa americana.

4) El fracaso de reformas regulatorias:

La imposibilidad de sacar adelante reformas que limiten el tamaño de los bancos y su concentración de activos, principalmente por la influencia de los lobbies bancarios, provocaría un sistema de nuevo proclive a fallos sistémicos no contenibles por la Fed u otros bancos centrales. La tesis del autor es que un escenario inicialmente deflaccionario por la venta en masa de activos se seguiría de inflacción por las medidas que tomara el FMI.

5) Crash del sistema:

Episodios como el flash crash del 6 de mayo de 2010 en el que el Dow Jones perdió 1000 puntos en unos minutos o el cierre del NASDAQ en 22 de agosto de 2013 son ejemplos del peligro de los sistemas automáticos de trading de alta velocidad y alto volumen. Son fruto de sistemas complejos pero podrían ocurrir también por ataques cibernéticos desde China o desde Irán.

6) El fin del QE y de Abenomics:

Una reducción sostenida de la compra de activos en EEUU o Japón equivaldrá a un empujón a la deflacción, lo que ya ocurrio en EEUU con el fin de los QE1 y QE2. Pero Rickards cree que los bancos centrales seguirán usando la estrategia de seguir imprimiendo dinero a pesar de que la tasa de inflacción supere el deseado 2% con la repercusión que esto supondría para las expectativas de los consumidores.

7) Un colapso de China:

El sistema financiero chino tiene bastante de esquema Ponzi aunque afortunadamente su conexión con el sistema financiero internacional es menos que el de los EEUU o Europa.  China podría entonces querer devaluar su yuan, lo que provocaría inicialmente deflacción exportable, pero que haría que los paises desarrollados imprimieran dinero para disminuir la apreciación de sus monedas.

Éstos son para él los 7 signos críticos de que nuestro sistema financiero y económico estará llegando a su fin. Es cierto que en estas ideas los conceptos contrarios de inflacción y deflacción se usan de una manera algo caprichosa, alertando del riesgo de ambos pero Rickards explica muy bien en una conferencia que dió hace poco para la  Stansberry Conference Series en Nashville que inflacción y deflacción equivalen a la lucha de fuerzas o vectores entre las intervenciones de la FED o Bancos Centrales y la depresión histórica que vivimos (definida como un crecimiento por debajo del potencial), y ese duelo explica las cifras actuales de crecimiento o no de los precios.

(Por cierto muy recomendables los irreverentes podcasts ( aquí en iTunes, aquí en su web ) en general de Porter Stansberry , de Stansberry Research, cuya edición gratuita y abierta acaba de desaparecer).

 

Si quieres leerlo en inglés:

The Death of Money: The Coming Collapse of the International Monetary System